EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN DE SMAUG

Peter Jackson vuelve con la segunda parte de la trilogía protagonizada por Bilbo Bolsón. Presentada la historia en la primera entrega, este largo se convierte más en un videojuego que en una película con sentido propio. Es divertida, quizás más que la primera, pero no da la sensación de avanzar y de tener la entidad propia que, a mi parecer, tenía 'Un viaje inesperado'.


Parece que la Tierra Media y toda su idiosincrasia ha terminado por perder su esencia, su magia. La primera entrega, aunque irregular y algo plomiza, tenía algo de cuento, y eso se ha perdido. Ese espíritu de aventura, con un toque más infantil y mucho menos serio que la trilogía de 'El señor de los anillos', se ha tornado en una acumulación de escenas de acción trepidantes que realmente no llevan a ningún sitio. Se disfruta, y más aún con el 3D a 48 fps, pero se olvida muy fácilmente. No queda aquí esa sensación de gozo enorme que quedaba en la primera parte. El estirado viaje (un pequeño libro que se convierte en casi 9 horas de cine) parece hacer mella en el sustento de la trama.

Por otro lado, como película de entretenimiento funciona a la perfección. Es más compensada y más divertida, y da pie a una tercera entrega que creo -espero- servirá para conectar con la trilogía del anillo. Tiene poderosos personajes como Smaug, secuencias divertidísimas como la huida con los barriles, y nos deja en vilo, deseando presenciar la tercera entrega que supondrá el desenlace y el inicio para la guerra del anillo, pero poco empieza a importar el viaje de los enanos, ya que el resurgir de Sauron y la relación de Bilbo con el anillo interesan -a mi parecer- mucho más. Éstos acaban quedando relegados a un segundo plano, como excusa para la mayoría de las peripecias que completan el film.

Espero más de la tercera parte, ya que no tengo ni idea de cómo acaba el libro, y aunque siga disfrutando con las andanzas de este alocado grupo, he perdido un poco la esperanza de que consiga retomar el vuelo.

Puntuación: *** (sobre 5)

Twitter: @MMAudiovisuales y @feresbec