THE WALKING DEAD

La cadena televisiva americana AMC apostó fuerte por una serie que iba nada más y nada menos que de un apocalipsis zombie. En principio el contenido puede echar para atrás a muchos espectadores, teniendo imágenes crudas y violentas que hacen de 'The Walking Dead' no apta para menores, por eso el mérito que tienen los creadores de haber hecho de este producto un éxito mundial es aún mayor.

Frank Darabont (Cadena perpetua y La milla verde) se puso al frente del proyecto de llevar a la televisión la obra de Robert Kirkman. Él mismo se encargó de rodar el episodio piloto que enganchó tanto al público como a las productoras, que obviamente dieron el "ok" a su continuidad.

Rick Grimes, policía de un pueblo de Georgia (EE.UU.) amanece un día en la cama de un hospital tras haber sido herido en un tiroteo; no recuerda nada, está completamente solo, no sabe donde están su mujer y su hijo y, lo peor de todo, el mundo está infestado de muertos vivientes. Así comienza The Walking Dead, una serie situada en un apocalipsis zombi donde la importancia reside en las relaciones entre personas expuestas a un peligro de muerte constante. Los "caminantes" (como ellos los llaman) están ahí fuera, pero los hechos más destacables ocurren según las decisiones que toman unos u otros. Por lo tanto, la serie de la AMC no sólo es un producto de ciencia ficción basado en un cómic, sino también un drama donde las personas desconfían hasta de ellas mismas y sólo podrán salir adelante juntos.


Episodio piloto
Frank Darabont nos deleita con un perfecto ejercicio de suspense y drama con tintes de terror. Insinúa sin mostrar enseñando todo lo que necesita para que el espectador se encuentre completamente identificado con la historia y sienta una angustia constante. Escenas como el despertar de Rick, sus temerosos pasos por el hospital y el descubrimiento de una situación apocalíptica y completamente desoladora están rodadas con la más absoluta perfección. Sabe hacernos temblar en las situaciones más tensas y nos sobrecoge con las conversaciones que tienen los diferentes personajes.

Nos quedan en la retina escenas memorables de este primer episodio que, siendo sin duda el mejor de toda la serie, da pie a que continuemos descubriendo el porvenir de Rick y el resto de los personajes. Dicho esto, invito a todos los que lean esta entrada a que vean este primer capítulo aunque no deseen continuar con el resto del contenido, ya que descubrirán un gran trabajo de suspense que, a excepción de otras entregas, no tiene un alto contenido de violencia.
Nota: 9

Primera temporada:
El enorme episodio realizado por Darabont se lo ponía difícil a los cinco capítulos restantes que habrían de estrenarse para la conclusión de esta primera temporada. Contemplamos un cambio de estilo a la hora de rodar influido por el arranque de las tramas: el hecho de que Rick encuentre a un grupo de supervivientes provoca que el suspense disminuya en pos de las relaciones interpersonales y los dramas internos.

El hecho de ser una temporada corta hace que los cinco capítulos se pasen muy rápidamente, pero, como veremos en la segunda temporada, algunas situaciones se antojan algo plomizas, aunque no lo suficiente como para aburrir. El cambio de un único protagonista a varios provoca un desarrollo más lento para que los diversos personajes tomen su sitio en la historia, teniendo que presenciar diversos diálogos entre todos para ir conociéndoles tanto a ellos como sus intenciones. Los "caminantes" siempre salen al rescate cuando la trama lo requiere y le dan ese empujón necesario a la serie para acabar con una gran tensión.

Como en todo producto televisivo, las tramas quedan completamente abiertas y nos hacen desear comenzar el visionado de una segunda temporada que se antoja, cuanto menos, interesante debido a los descubrimientos que hacemos al final.

Con todo, el resto de la temporada sufre un leve descenso tanto en calidad como en intensidad respecto a su episodio piloto, pero su escasa duración (esta temporada tantearía las audiencias) no permite ahondar más; deja toda la carne (cruda) en el asador para la segunda temporada.
Nota: 7


Segunda temporada:
Arranca tras los acontecimientos del último episodio y nos planta desde el principio en una desorientación donde los protagonistas se encuentran en medio de la carretera, sin un lugar fijo donde protegerse y con leves esperanzas de encontrar un fuerte bien resguardado y con otros supervivientes. Dos hechos puntuales trastocan los planes del grupo viéndose obligados a dejar para más adelante la idea de ir a Fort Benning. Finalmente encuentran en la granja de Hersel, un anciano médico, y su familia un lugar donde poder arreglar la situación con más predeterminación y estar a salvo... o eso creen.

Los trece capítulos de esta segunda entrega dan pie a profundizar más en los vínculos que hay entre los personajes, donde ya llegamos a conocer cual es el comportamiento de cada uno y con quien tienen más o menos relación. Los egos empiezan a crecer y eso se torna en una situación cada vez menos soportable.

Quizás la presencia de tanto drama y la apuesta por la palabra en vez del suspense y los disparos hagan de los primeros siete capítulos algo cargante. Interesan las relaciones y hacen que los personajes nos resulten más cercanos e incluso lleguemos a anticiparnos a sus acciones, pero hasta el capítulo siete (inicio de una maratón de acontecimientos importantes), echamos demasiado de menos a nuestros queridos caminantes.

Tras el bajón inicial, la serie remonta el vuelo de forma asombrosa dando en los últimos seis episodios una vuelta de tuerca que nos lleva en sprint hasta el final de la temporada. Las tramas que venían siendo construidas estallan dando lugar a una serie de asombrosos acontecimientos hasta los últimos minutos, donde la situación, completamente al límite, no admite una marcha atrás.
Nota: 7

Tercera temporada: http://mismundosaudiovisuales.blogspot.com.es/2013/04/the-walking-dead-3-temporada.html

Conclusión: el episodio piloto se encuentra escalones por encima de sus sucesores, haciendo que podamos visionarlo como una película sin la necesidad de continuar con la historia. La serie es efectiva al principio en lo referente al drama y las relaciones de los supervivientes, pero con el transcurso de los capítulos erra al hacernos desear en exceso la presencia de los caminantes. Eso sí, todas las situaciones donde los no muertos están presentes gozan de un suspense muy bien conseguido, en parte, por la ambientación y el gran trabajo del equipo de maquillaje. La sensación que nos queda es que podría haberse hecho más en menos, y así haber prescindido de capítulos que no hacen más que ralentizar el transcurso del argumento.

Recomendada para: los amantes del buen suspense y del género zombi, no siempre necesitado del gore para entusiasmar.
No recomendada para: los muy delicados de estómago y los que sólo buscan acción, que no encontrarán aquí lo que están buscando.



Síguenos en @MMAudiovisuales y @feresbec