LOS VENGADORES


'The Avengers' (2012) es una película de la casa 'Marvel' escrita y dirigida por Joss Whedon, responsable de las series 'Firefly' y 'Buffy cazavampiros'. La película aúna a diversos superhéroes de la compañía comprada por 'Disney': Iron Man, el Capitán América, Hulk, Thor, Ojo de Halcón y la Viuda Negra combatirán, comandados por SHIELD y Nick Furia, contra Loki, hermano de Thor, y un ejército proveniente del espacio.

El proyecto de Los Vengadores viene mucho antes de 2012, concretamente con el estreno de Iron Man y el inicio de las películas de superhéroes marvelitas, las cuales, sin que lo supiéramos, estaban destinadas a un fin mayor. 'Los Vengadores' no viene precedida por los éxitos de sus antecesoras, sino que sus antecesoras son las precuelas destinadas a prepararnos para este super "blockbuster" (al que iremos mejor preparados habiéndolas visionado). Pudimos observarlo al final de los créditos de Iron Man 2, Capitán América y Thor, donde nos daban un pequeño anticipo de lo que sería esta gran película.

Los Vengadores echa toda la carne en el asador arriesgándose a que la fórmula de mezclar tantos super héroes en un mismo film resulte errónea. Sin embargo, el pulido y perfectamente construido guión de Whedon hace que la presencia de todos y cada uno de los protagonistas resulte necesaria, incluso de secundarios como el agente Coulson o el doctor Andrews. La difícil premisa de repartir el protagonismo entre tal cantidad de super héroes es resuelta con una gran solvencia. No hay nadie que destaque por encima de otro o que disponga de más minutos de metraje para sí mismo, sino que los tiempos están perfectamente repartidos y cada uno tiene su momento de importancia haciendo que la presencia de todos ellos se antoje necesaria. La película avanza sin prisas presentándonos poco a poco la inclusión de todos los personajes en el grupo hasta tal punto de que esperemos, con cierta impaciencia, la aparición y puesta en escena de todos y cada uno de ellos. Sabe perfectamente en qué momentos meter a cada uno en escena, provocando un leve clímax hasta que el grupo comandado por Nick Furia se consolida.

El buen estar de todos los actores y el pulso que les tienen cogidos a sus respectivos álter egos hacen que, hasta que aparece la acción, no lleguemos a echarla de menos. Cada uno tiene un papel asignado dentro de la propia película, y lo cumplen con creces. Robert Downey Jr./ Iron Man, es el encargado de aportar ese toque de ironía tan característico de sus personajes, y nos deleita con los momentos más cómicos de la película. Chris Evans/ Capitán América, es el personaje honorable que lidera el grupo y antepone el bien ajeno a los intereses y formas de ser de cada uno. Mark Ruffalo, inédito como Hulk, representa a un hombre reservado y hace creíble su miedo por convertirse en "el otro tío". Chris Hemsworth/ Thor, es el que menos aporta del elenco, aunque su relación con Loki (Tom Hiddleston), sirve como nexo para dar paso a la trama. Scarlett Johansson/ Viuda Negra y Jeremy Renner/ Ojo de Halcón, protagonizan "la otra parte" de la película, la parte de los "terrenales", donde también se incluye a Samuel L. Jackson/ Nick Furia y a Clark Gregg como el Agente Coulson.

La película falla en la elección del villano, que no está a la altura, tanto en carisma como en presencia, de sus enemigos, pero hasta eso le sale bien a Whedon, provocando que el espectador se centre en Los Vengadores y no en la figura del villano.

Desde el inicio nos percatamos de que estamos contemplando algo grande, algo épico que sus predecesoras no habían sido capaces de captar. Por eso,'Los Vengadores' es, sin duda, la mejor película de super héroes hecha hasta la fecha; una maravilla. Whedon lo borda tanto en el guión como en la dirección, donde se permite ejercicios de estilo como el delicioso plano secuencia en el que observamos luchando a todos los protagonistas.


Sobran las comparativas con 'El caballero oscuro' porque ésta última está más orientada al drama y al realismo, mientras que la que ahora nos ocupa se inclina por el camino del humor, que, por cierto, funciona de perlas, y los fuegos artificiales. Las dos horas y 15 minutos que dura se hacen muy cortos, y no exagero, llegando a echar de menos esos 45 minutos de más que se rodaron y no pudimos llegar a contemplar. Supongo que tras estar pulverizando récords en las taquillas de todo el mundo (más de un billón de dólares), no tendré que echar de menos esos minutos de metraje; sólo bastará con esperar a la segunda entrega.

Lo mejor: todo: la construcción de los personajes, la acción, el humor...
Lo peor: que el miedo al rechazo con una película de tres horas haya provocado un metraje algo escaso.

Nota: 9/10

Síguenos en @MMAudiovisuales y @feresbec.