LA GRAN ESTAFA AMERICANA

David O. Russell ('The fighter', 'El lado bueno de las cosas') vuelve en estas fechas tan señaladas para cumplir con su habitual cita con los grandes premios. Con un reparto excelente y una historia de relumbrón, parece no llegar al nivel esperado, tanto en él, como para poder luchar por la categoría de mejor película


Repitiendo con actores de sus antiguas películas: Christian Bale, Amy Adams (ambos en 'The fighter'), Bradley Cooper y Jennifer Lawrence (ambos en 'El lado bueno de las cosas'), David O. Russell dirige una película extraña, una película que, si bien tiene una forma y elenco muy atractivos, luego resulta no cumplir las expectativas.

Todos los personajes están caricaturizados -quizá en exceso- y el ambiente ochentero se palpa perfectamente en el ambiente, pero quizá la película se queda en eso, en un mero envoltorio que, aunque parece complejo y muy barroco, no tiene más que aire en su interior.

Coescrito con Eric Singer, el guión juega a la confusión. Un inicio desordenado cronológicamente aventura lo que parece y luego no es. El engaño constante que percibimos en pantalla, en el que no vemos si están metidos en el papel de una farsa dentro de otra, o si, por otro lado, están siendo ellos mismos, se traslada al espectador, haciéndole dudar en todo momento, provocando que, llegada la hora, se pierda y deje de prestar atención.

Luego resulta que la confusión no es tal, y que todo era mucho más sencillo de lo que parecía, con lo que ¿por qué no haber jugado a la sencillez desde el principio? ¿Por qué no haber pulido todo ese material sobrante -incluidos unos largos 138 minutos de duración- y hacerlo sencillo pero bien construido?

Lo que al final resulta es que la dirección y la forma son las únicas excusas para ver la película. Eso y el personaje de Christian Bale, que si bien está horriblemente doblado, resulta el único con suficiente trasfondo como para desear saber algo más de él. El resto, bastante caricaturizados, pasan sin pena ni gloria.

No es una mala película, pero la decepción es mayor porque no cumple lo esperado y porque ha sido nominada a nada más y nada menos que 10 categorías en los Oscar. Todo el pack, vamos. Pensando en películas, así de primeras, como 'A propósito de Llewyn Davis', me parece un error garrafal por parte de la Academia. Ellos sabrán.

Nominaciones a los Oscar: 10 película, director (Russell), guión original, actor principal (Bale), actriz principal (Adams), actriz de reparto (Lawrence), montaje, dirección artística, vestuario

Puntuación: *** (sobre 5)

Twitter: @MMAudiovisuales @feresbec