PRISIONEROS

Denis Villeneuve ('Incendies') firma junto a dos grandes de la interpretación y con un potente guión de Aaron Guzikowski uno de los mejores thrillers de los últimos tiempos. Sin tener que recurrir a tramas enrevesadas o giros muy bruscos o inesperados para generar la sorpresa, mantiene una tensión desasosegante que acompaña al espectador durante los 153 minutos de esta sombría y tenebrosa película.



La premisa inicial es bastante sencilla y, lamentablemente, cercana en los tiempos que corren: la desaparición y rapto de dos niñas. El detective Loki (Jake Gyllenhal), un policía impetuoso y de aspecto tenebroso emprenderá la búsqueda de las dos pequeñas; mientras, los dos padres de las criaturas, Keller Dover (Hugh Jackman) y Franklin Birch (Terrence Howard), llevarán la justicia por su mano -sobre todo el primero- para intentar encontrar y salvar a sus hijas antes de que sea demasiado tarde.

Todo en 'Prisioneros' es frío y oscuro. La permanente lluvia, el clima de la zona... consiguen crear un ambiente profundamente lóbrego que crea en el espectador una constante sensación malsana. Junto a las grandes actuaciones de los protagonistas y lo turbio de la trama, el envoltorio es el más adecuado para un thriller policiaco de secuestros como es éste.

La película se sustenta en dicho envoltorio y unos personajes perfectamente construidos sobre todo por Jackman y Gyllenhaal, que están colosales. La trama avanza poco a poco, sin prisas, hasta plantarnos en un tercer acto que, sin grandes sorpresas, consigue pegarnos a la butaca y mordernos las uñas hasta el extremo.

El pulso de Villeneuve es perfecto. Juega con la lluvia, las sombras y los primeros planos para hacernos sentir en cada momento lo que quiere que sintamos. Consigue -y esto es algo dificilísimo- que nos identifiquemos con los personajes sin llegar a quererlos. Y es ahí donde radica uno de sus grandes méritos y lo mejor de la película: sus protagonistas.

Por todo ello 'Prisioneros' es un excelente thriller. Me gusta porque desde el principio te atrapa sin buscar la comercialidad con grandes enigmas o tirando de morbo -que podría haber sido así-, pero sin embargo lleva el film por otro camino mucho más inteligente y, guiado por sus personajes, logra casi la excelencia.

Puntuación: **** (sobre 5)

Twitter: @MMAudiovisuales y @feresbec