RELATOS SALVAJES

Producida por los hermanos Almodóvar, que no es moco de pavo, 'Relatos salvajes' llega a España tras haber encandilado a crítica y público allí donde ha sido proyectada. 6 relatos independientes narran la ira de unos personajes decididos a dejar de ser pasivos y actuar contra las injusticias y abusos de terceros, con terribles y sorprendentes resultados que no siempre alcanzan las cotas de diversión exigidas


La película abandona la estructura habitual de largometraje para contar 6 historias diferentes. Una sucesión de cortos de unos 15/20 minutos sobre una misma temática pero sin un hilo argumental que los una. Una decisión arriesgada pero enfocada al 100% a la mala leche y la diversión; y sería un acierto si sus propósitos dieran en el blanco y colmaran el hambre de comedia y brutalidad del espectador, pero despojarse de toda estructura dramática es demasiado en su contra y en ningún momento se ve compensado por la faceta humorística y crítica.

Hay momentos muy divertidos y estrambóticos, pero no son la mayoría. Es más, de 6 cortos me quedo con 2, y uno de ellos dura 5 minutos. Los demás tienen su gracia, pero esperaba mucha más mala leche y sorpresa, puesto que el final a veces se puede adivinar. He visto cortometrajes muy negros en internet que me han sorprendido y hecho reír con su brutalidad, con lo que el salvajismo de 'Relatos salvajes' se queda un poco tibio.

Las actuaciones son buenas y la dirección también, pero cuando una comedia formada por sketches largos -que es lo que resulta ser- abandona la estructura clásica se espera mucho más de su faceta para hacer reír, porque tampoco tiene un gran mensaje más allá de hacernos cuestionar a nosotros mismos sobre la habitual pasividad ante las injusticias del mundo que podemos ver a diario.

Puntuación: ** (sobre 5)

Twitter: @MMAudiovisuales @feresbec