EL GRAN HOTEL BUDAPEST

El aclamado -y repudiado en muy menor parte- Wes Anderson vuelve con otra película cargada al 100% de su sello personal y consigue encandilar a la crítica de nuevo. 'El Gran Hotel Budapest' cuenta con los mismos ingredientes de casi siempre: un espectacular reparto, un estilo muy personal y marcado y una sensación atemporal constante; pero con mucha más gracia y ritmo


Tras ver tiempo atrás 'Viaje a Darjeeling' y 'Moonrise Kingdom' el año pasado, me alcé como uno de los pocos detractores del joven y reputado director Wes Anderson. No entendía la gracia de sus rarezas ni su extraña puesta en escena. En ambos casos quedé defraudado. Quizá la segunda me gustó más, pero la primera la detesté. Dándole una tercera -y posiblemente última oportunidad- dejé llevarme por la rotunda y unilateral opinión de la crítica, completamente rendida, y acudí a su última película, un espectáculo brillante.

Todo lo que no había en las antes nombradas ha sido corregido en esta. Hay muchísimo ritmo, tanto en diálogo como en acciones, gracia, con situaciones surrealistas y parlamentos muy inspirados, y un elenco de personajes memorables que, con su tremendo carisma, atrapan tu atención en cada instante.

Es una buenísima comedia de aventuras pero al estilo de Anderson, al que yo siempre imagino maniático colocando los mandos de su televisión o los bolígrafos sobre su escritorio en paralelo y a la misma distancia los unos de los otros.

Decorados acartonados, movimientos de cámara únicamente horizontales y verticales, amén de los travellings, puesta en escena colorista y brillante y cierta similitud en ocasiones a los dibujos animados favorecen esta vez a engalanar un conjunto atemporal en el que la banda sonora de Desplat pone la guinda de este llamativo pastel. No son solo una excusa para dar el sello personal del autor, sino que suman muchísimo en favor de la historia que se está contando.

Ralph Fiennes, Edward Norton, Adrien Brody, Willem Dafoe, Jude Law, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Bill Murray, Léa Seydoux u Owen Wilson son algunos de los famosísimos actores que completan un elenco para la historia. Personajes únicos, caricaturescos y brillantes que hacen de esta historia una fantasía, un cuento peculiar y desternillante.

Para los desinformados: la historia gira en torno a una herencia y el robo de un cuadro en un ambiente muy de Cluedo, pero situado en una república ficticia de la Europa de entreguerras.

Puntuación: **** 1/2 (sobre 5)

Twitter: @MMAudiovisuales @feresbec