BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR


'Blancanieves y la leyenda del cazador' es una superproducción norteamericana dirigida por el novato, aunque experimentado publicitario, Rupert Sanders. 'Universal' ha apostado fuerte por este proyecto dotándole de unos 200 millones de euros y poniendo al frente a un director novel pudiendo haber elegido a un cineasta más experimentado. La película se trata de una adaptación oscura del famoso cuento de los Hermanos Grimm.

El prólogo es bastante correcto, donde se nos explica cómo la malvada Ravenna logra hacerse con el trono del reino y cómo Blancanieves ha llegado a ser prisionera en el castillo de la reina. Está perfectamente representado el declive del antiguo reino en pos del mal y la oscuridad, y eso es gracias a la gran estética conseguida por Sanders y el buen hacer en todo el conjunto. Una vez visionado el prólogo, observamos quién, por encima del resto, va a ser la verdadera protagonista y dueña de la película: la guapísima Charlize Theron.

Tras el prometedor prólogo el resto de la función cae por su propio peso. Cada situación se vuelve más confusa que la anterior y todos los acontecimientos se desarrollan de forma bastante inverosímil y sin un por qué claro y concreto, como las a veces cuestionables escenas de acción, que se antojan completamente innecesarias o fuera de lugar. Cuando la película deja de convertirse en una persecución del hermano de la reina hacia Blancanieves pierde todo el interés que tenía, y decae hasta el punto de dejar de importarnos como será el desenlace, en parte, porque ya nos lo olemos desde hace un buen rato.

Dentro del elenco destaca, como antes he dicho, Charlize Theron como la malvada reina, donde se nota quién tiene mejores dotes actorales que el resto. A Kristen Stewart no han conseguido quitarle la cara de 'Crepúsculo' y parece que sigue interpretando a Bella Swan y no a la bella Blancanieves, que tiene menos texto que el resto de sus compañeros, lo que resulta paradójico tratándose de la protagonista de la película. Chris Hemsworth hace lo que mejor sabe hacer, que es repartir mamporros, y aporta una gran personalidad erigiéndose como protagonista en la primera parte de la película. Posteriormente tanto su papel como su labor decaen hasta limitarse a empuñar el hacha. Tanto Caflin como los enanos no tienen calado alguno y sobran en la función.

En lo referente a los cambios introducidos sobre el cuento original, la aparición del cazador supone un chorro de agua fresca en una función que empezaba a sonar a "yo esto ya lo he visto", y aporta ese carácter al bando de los buenos que Blancanieves no sabe transmitir. Los enanitos podrían ser un punto a favor para dotar a la película de algo de humor y aportar personajes con carisma, pero no sólo no lo consiguen, sino que hacen que la película, que tenía un fondo oscuro, se vuelva algo más tontorrona. Recuerdan más a personajes del señor de los anillos que a los enanitos del cuento y además, y esto lo considero casi ofensivo, aparte de ser ocho, ¡no aparece Mudito!

El punto a favor del film es la conseguida estética que tiene un leve toque oscuro que le beneficia y se mantiene durante todo el metraje. Eso sí, el director no se permite ningún ejercicio de estilo ni una sola virguería a los mandos de la cámara. Se limita a ser correcto y filmar con adecuación aún sin aportar nada del otro mundo. En contraposición, el guión tiene más agujeros que un queso gruyer. Situaciones risibles como la del caballo, inexplicables como la del trol, y mal planteadas como la del bosque de las hadas hacen del libreto el gran error del conjunto.

Da la impresión de que si la película hubiera durado una hora no habría sido ningún sacrilegio. El punto épico que buscan y que podría haber sido la gran baza del film no se ve por ningún lado. Me sobra todo lo que viene después de la aparición de los enanos, ya que la batalla final es bastante laxa y el duelo entre féminas absurdo y presumible. Hasta un final completamente inconcluso nos deja en un estado de desconcierto y, lo que es más incongruente, ¡se nos plantea que la Stewart sea más guapa que Charlize! Muy flojita esta versión del cuento de los Grimm.

Lo mejor: la belleza de Charlize y la estética del conjunto.
Lo peor: el desastroso guión y que esté destinada a los fans de 'Crepúsculo'.

Nota: 3/10


Síguenos en @MMAudiovisuales y @feresbec.