BREAKING BAD (SERIE COMPLETA)

Tras realizar la crítica del inicio de la serie, me aventuro a escribir sobre el conjunto y no sobre las temporadas por separado, porque si esta serie brilla por mil cosas, una de las más importantes es por tratarse un todo desde el principio hasta el final, ya que así fue concebida y así permanece en la mente cuando, tristemente, llega su final.

'Breaking Bad' ha resultado ser un viaje maravilloso. Un constante in crescendo temporada tras temporada que acaba con un final apoteósico y para la historia. Una serie con unas tramas brillantes, pero sustentada en el gran calado y evolución de sus personajes.

Puedo aventurarme a decir que es la mejor serie de televisión que he visto, si bien no soy un gran experto ni he visionado una cantidad que se pueda considerar relevante. De las principales cuestiones a destacar es esa poca necesidad de tener que utilizar 'cliffhangers' (ganchos al final de los capítulos o temporadas que te dejan en vilo y te hacen desear ver el siguiente) para conseguir la atención y fidelidad del espectador. La serie se toma su tiempo y va madurando, siendo cada temporada mejor que la anterior. Con la excepción, quizás, de la 4ª, que en líneas generales puede considerarse superior a la 5ª y definitiva.

Es por ello que muchas personas han abandonado la serie al poco de empezarla. Hoy en día la televisión, aparte de ofrecer la mejor ficción audiovisual, ha acostumbrado al espectador a ser poco paciente. Se ha perdido esa calma de disfrutar lo presente sin ansiar lo que vendrá después, y si esa actitud no se tiene visionando 'Breaking Bad' lo más probable es que se acabe abandonando.


Para los que sí os quedéis veréis la mejor introspección en unos personajes hasta ahora pocas veces vista. Con la serie digerida asombra lo que algunos empezaron siendo y cómo acabaron por culpa de los acontecimientos vividos. La serie son acciones que afectan directamente a unos u otros, donde no sólo las acciones propias tienen su repercusión, sino también las de los demás.

Resulta complicado hablar de tramas y argumentos, pero lo que resulta muy fácil es alabar la gran labor actoral de un gran elenco en el que Bryan Cranston y Aaron Paul brillan por encima del resto, brindando un binomio maravilloso, una relación paterno-filial de amor y odio. Imprescindible ver la serie en versión original, por supuesto. No se puede concebir de otra manera.

Si antes decía que no se abusaba de los 'cliffhangers' sí voy a reconocer que hay muchos momentos que te dejan con el corazón en un puño o el alma en los pies, pero tomando cierta distancia una vez terminada, nada resulta casual, sino que toda consecuencia viene precedida por unas causas palpables.

No puedo más que animar a que veáis esta verdadera obra de arte cuyo cénit llega en el trío final, con un 5x14 "Ozymandias" que ya ha sido catalogado como uno de los mejores capítulos de la historia de la televisión. Pero muchos momentos importantes y a la vez sublimes quedan atrás, como el detonante de toda la serie allá por el 1x03 "...and the bag's in the river"; la gran conmoción del 2x12 "Phoenix"; el trasfondo y el atrevimiento del alabado y denostado 3x10 "Fly" y la línea crítica de no retorno de 3x12 "Half measures" y 3x13 "Full measures". La cuarta temporada es un no parar culminando con un maravilloso y revelador 4x13 "Face off", y de la quinta no diré nada, sólo que encaja perfectamente unas piezas que han ido montándose hasta crear un conjunto perfecto, sin una sola grieta.

Una serie de puro guión. Una clase magistral, ¡bitch!

"I'm not in danger. I'm the danger".
Walter White


Puntuación: ***** (sobre 5)

Pd: recomiendo encarecidamente que a los que deseéis verla no se os ocurra buscar nada de nada en internet. Ni explicaciones de capítulos, ni curiosidades ni nada por el estilo. A la mínima os comeréis un super spoiler, ya sea en texto o en foto, o en el mismo buscador Google con su dichosa función de autocompletar. ¡Suerte!

Twitter: @MMAudiovisuales @feresbec