SKYFALL

Poco confiaban tanto el público como la crítica en que Daniel Craig, un hombre, aparentemente, sin el carisma y el atractivo de otros bonds como Pierce Brosnan o Sean Connery, resultara un actor hecho para encarnar al eterno agente secreto del MI6; finalmente, el inglés de 44 años, ha resultado ser uno de los más convincentes 007 de la historia, llegando a ser equiparado al eterno escocés que encarnara a Bond por primera vez allá por los '60.

Todo lo contrario resultó ser el nombramiento de Sam Mendes, autor de prestigiosos largometrajes como el oscarizado 'American Beauty', 'Camino a la perdición', o 'Revolutionary road', entre otros. La elección del director inglés levantó los ánimos a los que quedaron alicaídos tras el chasco que supuso 'Quantum of solace'. Mendes ha decidido llevar a Bond de vuelta a casa, desarrollando la mayor parte de la película en el Reino Unido para ahondar en lo más profundo del agente secreto y M, creando de esta manera la película más íntima y oscura de toda la saga.

La mano de Mendes se percibe desde el primer momento, en el que nos damos cuenta de que la cámara siempre está donde debe. Pero 'Skyfall' tiene un gran error: la falta absoluta de la elegancia y el atractivo que siempre caracterizó a las películas de 007. Cabe decir que la trama no acompaña (resulta mucho más atractivo y glamuroso un Casino Royale), pero si cambiáramos a Bond por Bourne, no nos daríamos ni cuenta. Otro punto más para apoyar esta teoría es la mínima y banal presencia de las chicas Bond: a una la perdemos pronto de vista y la otra se desvanece a medida que avanza el tiempo.

En cuanto a la elección de Silva/Bardem como malo, queda claro que 'Skyfall' se ha visto altamente influenciada por 'El caballero oscuro' de Christopher Nolan y su excepcional Jóker interpretado por Heath Ledger. Bardem es un psicópata igual de cínico, tarado y deformado que el rival de Batman, aunque, eso sí, bastante más feo. Su personaje, de lo más destacable del largometraje, es un ser algo amanerado que, al igual que en la película de Nolan, todo lo sabe y todo lo puede hacer.

En cuanto al desarrollo de la trama, el hilo argumental es el más sencillo de las últimas entregas de Bond: atrapar al malo y proteger a M de los planes del de la peluca. Todo lo demás es el hundimiento y el resurgir de Daniel Craig y la presentación de varias caras que acostumbraremos a ver en las próximas entregas del agente secreto más famoso del mundo. Aparte, el tour de force final resulta bastante forzado y fuera de sitio.

En definitiva, muchas sorpresas y caras nuevas encontramos en esta correcta pero imperfecta 'Skyfall', que al final resulta tener más relevancia tanto en el presente como en el futuro de la saga, con varias sorpresas que harán que el espectador deseé volver a ver a un agente que, a pesar de cumplir 50 años en la historia del celuloide, se mantiene muy fresco como para ofrecernos mucho más en el futuro, y al que Craig ha dado un aire completamente fresco desde que debutara con 'Casino Royale' (la mejor de todas ellas), participara en el horror vacui de 'Quantum of Solace' y remontara el vuelo con esta 'Skyfall'.

Pd: el vestuario diseñado por Tom Ford es maravilloso.
Pd2: no pongo el trailer, ya que hay algún spoiler que otro.

Nota: 6/10